La Triple Asociación

 

EL NIÑO

Los niños generalmente son buenos por naturaleza y están dispuestos a cumplir con su deber y brillar en los estudios. Una causa de su rebeldía e indisciplina ocasional recae en los mayores, que ponen malos ejemplos de verdad y auto-control.

Los niños que crecen en el mundo de hoy están expuestos a un sinnúmero de influencias. No son sólo los maestros y padres de familia quienes afectan a los niños, sino también su entorno, incluyendo la televisión, películas, videos, internet, videojuegos, teléfonos móviles, etc. En la escuela la mayoría de los estudiantes están bajo una tremenda presión para tener "éxito" y aprobar los exámenes. La Educación que no hace hincapié en el desarrollo del carácter, o no está orientada hacia los valores, deja que los niños crezcan sin saber cómo hacerse frente a sí mismos y al mundo que les rodea, y con unas prioridades y valores falsos. Normalmente los niños aprenden que tener éxito significa querer conseguir un buen trabajo y ganar mucho dinero, más que querer trabajar por la mejora de la sociedad y del mundo.

EL MAESTRO 

Los maestros tienen el papel principal en moldear el futuro del país. De todas las profesiones, la suya  es la más noble, la más difícil y la más importante.

Si un profesor es dedicado y puro, miles de niños y niñas mejorarán y la nación ganará con hombres y mujeres educados con carácter.

Los buenos maestros son aquellos que se dan cuenta del mérito y la importancia de su trabajo y consideran a los niños y las niñas a los que enseñan tan queridos como los suyos propios. Para que los niños y niñas se impregnen de buenos valores, los maestros deben practicarlos y ser ejemplos para sus estudiantes. Recalcar esto nunca será suficiente. Un maestro que es cariñoso y amable, paciente y lleno de humildad, jugará un papel vital en la construcción del buen carácter del estudiante.

“El mundo tiene muchas personas educadas e inteligentes pero aún así hay muchísimo sufrimiento en todas partes.  Los antiguos sabios y profetas son recordados incluso ahora, porque tenían en sus corazones el bienestar del ser humano, y conducían sus vidas virtuosamente. Un maestro es una luz brillante para el mundo." Sathya Sai

LOS PADRES

La disciplina es la marca de una forma de vida inteligente. Los padres no deberían permitir que los niños y niñas caigan fuera de su control, y deambulen sin compás ni ancla. Muchos padres alimentan y miman a sus hijos e hijas, y, después, en nombre de la libertad, les dejan buscar sus propias amistades y placeres. Les llevan a ver películas sin importar la impresión que éstas crean en sus tiernas mentes. Invitan a los amigos y amigas de sus hijos e hijas, pero no averiguan los antecedentes de sus costumbres. Incluso animan a sus hijos e hijas a fumar y beber, sin saber que un día tendrán que arrepentirse de su acción. 

La influencia de los padres en las mentes de los niños es muy significativa. Es, de hecho, la influencia primordial y predominante en la personalidad de los niños y niñas y en su patrón de conducta. Los primeros años de la vida de un niño son los más importantes para el desarrollo de su carácter. Por esto el papel de los padres y madres es vital, ya que son los primeros maestros. Los padres y madres tienen la responsabilidad de ser buenos ejemplos para sus hijos, lo cual quiere decir que deben practicar lo que quieren que ellos sigan. Si los padres y los profesores dan el ejemplo correcto, los estudiantes automáticamente florecerán en forma de modelos de excelencia.

  • Boletín Informativo

  • Seminarios